DeFrutos ya tiene un grupo de adultos que han decidido iniciarse en la práctica del judo.

Todos los martes y jueves de 20 a 21 horas se dan cita para disfrutar las clases de acondicionamiento físico saludable, a la vez que aprenden las bases del judo.

El éxito radica en unas clases especialmente diseñadas para personas de diferentes características con el fin de mejorar aspectos como la coordinación, agilidad, fuerza, y resistencia cardiovascular esencialmente.

Día a día se ve cómo los participantes se sienten más cómodos sobre la superficie del tatami, y los progresos físicos y técnicos son palpables.

A buen seguro, las actividades de la vida cotidiana resultarán cada vez más fáciles para este grupo de alumnos que en un período de 3 años podrían aspirar al cinturón negro de judo, si así lo desean.

Lo que es indudable es el buen ambiente que se respira en el grupo, que está abierto a cualquier otro que desee hacer deporte e incrementar sus niveles de bienestar físico y psicológico.

Jigoro Cano creó el judo como método de educación física, con el fin de contribuir en la formación integral de las personas.

Entrevista a Patri y José, padres e hijos judokas